Cómo mi hijo se ha ido a dormir a su habitación él solo

Desde que nació, mi hijo ha dormido en nuestra cama, a veces entre medio de sus padres, a veces entre la cuna y yo. Porque la cuna ha estado siempre allí, pegada a la cama, sin una de las barreras laterales. Pero ha sido más una mesita de noche auxiliar, que un lugar en el que dormir. Y mucho menos lo hemos puesto a dormir a su habitación.

Cuando tenía unos 14 meses quitamos la cuna, y compramos un colchón de 90×190, que pusimos a ras de suelo, junto al nuestro. Quitamos las patas al somier, y así teníamos todos más espacio para dormir. Pero mi marido empezó a trabajar de noche, y pusimos la cama pequeña en la habitación del bebé. Y así pasamos a dormir mi bebote y yo juntos, y el padre por las mañanas se iba a dormir a su habitación, en la cama pequeña. Era la manera de no molestarnos y respetar el sueño de todos.

Esta situación duró unos meses, a nuestra cama le volvimos a poner las patas, y la pequeña se quedó (y aún sigue) a ras de suelo. La grande, que es de 150 la teníamos contra la pared. Y, entonces, ¡me quedé embarazada! Y mi marido volvió a trabajar de día, en horario compatible con la familia.

Al volver a dormir los tres juntos, y estar esperando otro bebé, montamos la cuna tal y como la habíamos tenido anteriormente. Y esta vez el bebote sí que dormía en ella. Yo le dormía a mi lado dándole pecho, y cuando terminaba se daba media vuelta y se dormía en la cuna.

Cómo mi hijo se ha ido a dormir a su habitación él solo

Entonces quiso ir a dormir a su habitación

Empezó a hacerle gracia ir a dormir a su habitación, y su cama. Que habíamos comprado de esa medida con la idea de que pudiéramos dormirle cómodamente cuando yo le fuera a dar el pecho.

Y así es, como cada noche, le preguntábamos dónde quería dormir, y respetábamos su decisión. Total, éramos conscientes de que al llegar la hermanita podía haber una regresión y querer dormir con nosotros otra vez, así que no forzamos nada.

Al final del embarazo, a mí me mataba la espalda estar en su cama, necesitaba más espacio y muchos cojines para estar cómoda. Además, me dio mucha agitación por amamantamiento, y como me salía poca (o nada) leche, le dormía haciéndole caricias, explicándole un cuento, se cogía de mi mano… Y muchas noches era yo la que le pedía que durmiera en la cuna porque mi cuerpo no podía soportar el trajín nocturno.

Entre eso, y que durante el verano íbamos y veníamos del apartamento de la playa, la rutina nocturna era un cambio constante. Y sin darle importancia, llegó el día del parto. Las noches que pasamos en el hospital él durmió en casa de mi madre, pero al volver, nuestras predicciones se hicieron reales.

Empezamos a dormir los cuatro juntos

Obviamente, la primera noche en casa como familia de cuatro, dormimos todos juntos en “nuestra” habitación. Ha pasado de ser la habitación de matrimonio, a ser la habitación familiar. ¡Y encantados estamos con ese cambio!

Le seguíamos preguntado, al principio, dónde quería dormir. Y siempre era con nosotros. ¿Cómo va a querer dormir solito un niño de dos años y medio? Y menos tras la llegada de su hermanita que duerme con papá y mamá… Hasta que dejé de preguntarle, porque ya sabía la respuesta. Y él sabía que su cama estaba ahí para cuando estuviera preparado para volver a ir a dormir a su habitación.

Al principio les dormía a los dos a la vez, haciendo lactancia en tándem. Luego pasé a dormirle primero a él y luego a ella. Porque con la alergia a la proteína de la leche de vaca le daban cólicos a la bebé y el padre terminaba saliendo con ella de la habitación para calmarla, ya que en el pecho casi que se ponía peor…

La verdad es que no pasó mucho tiempo durmiendo con nosotros, y simplemente un día decidió que estaba listo para volver.

Y volvió a dormir a su habitación él sólo

Sin forzar, sin presionar, sin darle más importancia de la que tiene. Una noche, fue la noche. Pidió ir a dormir a su habitación, y desde entonces, excepto alguna noche que viene con nosotros, duerme allí.

Y yo, tengo que reconocerlo, le echo de menos… Me gusta verle en la oscuridad, tocarle, tenerle cerca… Pero se me está haciendo mayor. Tan mayor, que cuando se despierta por la noche, no llora, no grita, y no me llama. Viene a buscarme, me despierta, y ¡él mismo me pide ir a dormir a su habitación otra vez!

Pobre de mí que le diga si quiere subirse a la cama grande, ¡que se enfada! Aunque algunas noches pica, y se duerme en la cuna, a la que obviamente su hermana no quiere ni ver.

Y así es como, respetando sus ritmos, su madurez, ofreciéndole la opción, y sin obligarle a nada, él solo ha decidido ir a dormir a su habitación y descolecharse.

Cuentos para ir a dormir solos

Si queréis acompañar el momento de ir a dormir solos de vuestros hijos con cuentos, los hay muy bonitos. Nosotros no hemos leído ninguno de estos porque con leer cuentos “normales” le sirve, pero tengo buenas referencias de ellos.

Además, que lo que nos sirve con uno, no tiene por qué servirnos con la otra, y quizás en un par de años paso por este post para recuperar esta lista de cuentos para ir a dormir solos:

¡Espero que os resulten útiles! Tenéis en cada título el enlace a Amazon, donde podréis ver un resumen de cada uno 😉

Deja un comentario

La Responsable de los datos de carácter personal que proporciones rellenando el comentario: Meritxell Contero, siendo la Finalidad; la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este comentario. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailerlite. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@tuspatucosymistacones.com. Para más información consulta mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies